El título de esta entrada es algo redundante, las cosas como son.

Me encantan las ranitas para los bebés. Ya he enseñado otra que le hice a la peque que viene en esta entrada, en ese caso, lo que es redundante es la pieza en sí.

Nunca había hecho una de estas, con algodón y con elástico en las piernas y estoy muy contenta de cómo ha quedado.

Estoy aprovechando para terminar con restos de telas; estas dos combinan muy bien, ¿no os parece?

Además estoy enganchadísima a los snaps metálicos con los que he cerrado la espalda.

La tela del canesú tiene un dibujo muy típico japonés, se llama seigaiha y se puede encontrar en kimonos, bolsos, carteras, pañuelos. Ya lo había utilizado para este peto y aún me quedan algunos retalitos que ya estoy aprovechando.

La tela del cuerpo es una mezcla de personajes del folklore japonés con otros elementos tradicionales (el demonio es genial!).

Ambas telas las compré en Nippori Tomato.


No comments so far.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Website Field Is Optional.

COMMENTCOMMENT
Your NameYour Name
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE